El modelo Housing

 


El modelo Housing apuesta por el desarrollo de una amplia gama de apoyos y servicios que hagan posible que las personas mayores sigan viviendo en su casa, incluso cuando éstas presentan niveles importantes de dependencia.

 


Opción preferida mayoritariamente en los distintos países por las personas mayores porque, en general, favorece la continuidad de vida, permite estar rodeado de las pertenencias y recuerdos, preserva la independencia y la privacidad, y además facilita algo muy importante que no siempre en los centros residenciales se logra: que la persona siga tomando sus propias decisiones y controlando su día a día.

 


Para los casos en que, por diferentes motivos, la persona mayor no puede seguir viviendo en su casa, desde el modelo Housing se pretende que la atención tenga lugar en centros que, además de proporcionar los cuidados necesarios, se asemejen lo más posible al concepto de hogar. La idea no es otra que vivir “fuera de casa, pero como en casa”.

 


Estos nuevos modelos de alojamientos alineados en el modelo Housing se iniciaron ya hace varias décadas y van siendo progresivamente consolidados en algunos países desarrollados (Países Nórdicos, Holanda, Francia, Reino Unido, EE.UU, Canadá, Australia etc.) en respuesta a las instituciones residenciales mayoritariamente rechazadas por la ciudadanía.

 

 


Buscan garantizar el trato digno y la defensa de los derechos de las personas mayores, y especialmente de quienes se encuentran en situación de fragilidad o dependencia y requieren, por tanto, ser cuidadas por otros.

 

 


Aunque pueden existir diferencias entre unos modelos y otros, suelen tener en común algunas características.

 

 

Características comunes de los alojamientos

Modelo Housing

 

 

  • Combinan la existencia espacios privados que garanticen la intimidad con otros comunes que potencien la actividad social.

 

  • Permiten y animan a que las personas lleven sus propiedades (muebles, pertenencias) para construir un “hogar propio y significativo”.

 

  • Apoyan un modo de vida parecido al hogar y un abordaje terapéutico desde la realización de las actividades cotidianas y significativas para la persona.

 

  • Defienden la autodeterminación, el respeto a los proyectos de vida y a las preferencias de las personas.

 

  • Ofrecen atención personalizada, desde los derechos y deseos de la persona, incluyendo la asunción de ciertos riesgos.

 

  • Apuestan por metodologías de planificación centradas en la persona donde las personas con discapacidades tengan un papel activo en sus cuidados y atención.

 

  • Dan importancia al apoyo individual para favorecer, desde la acogida, la adaptación de cada persona y su integración en la unidad.

 

  • La dispensación de servicios sociales y sanitarios se realiza habitualmente desde la red local de la comunidad.

 

  • Ofrecen atención profesional durante las 24 horas

 

  • Se apoya el concepto de vivienda para toda la vida, lo que implica que las personas que viven allí permanecen, si así lo desean hasta el final, no viéndose obligadas a trasladarse a otro recurso ante procesos de deterioro.

 

  • Otorgan a las familias un papel central

 

 

 

 

Para contactar

 

© Todos los derechos reservados.